Archivo por meses: diciembre 2011

Fallo del Web Checkin de Spanair y solución al problema

Este post no tiene nada que ver con Estrategia Digital, pero puede salvar de un sofocón a más de uno. Mañana me toca volar con Spanair y, como siempre que vuelo, 24 horas antes he intentado hacer la facturación online.

Así que he accedido al servicio desde la pestaña que indica “WEB CHECKIN” en la parte superior de la página principal de Spanair. Pero tras rellenar los campos preceptivos, salía el siguiente mensaje: Lo sentimos. No es posible facturar este vuelo online. Por favor, dirígete a las máquinas Express Check-in o los mostradores en el aeropuerto. Lo probé desde Explorer, Firefox y Chrome, pero seguía dando el mismo mensaje.

Cuando viajas con niños es fundamental hacer la facturación online, para que no te toque asientos en distintas filas, etc. Así que ya estaba a punto de irme al aeropuerto cuando se me ocurrió llamar al teléfono de atención de la compañía. Resulta que sí funciona el “Web Check-in” para hacer la facturación online pero no desde la pestaña de la portada. Tienes que dirigirte a Servicios y allí pinchar en WEB CHECK-IN. Ahí sí puedes facturar y elegir asientos, pero no en la portada de la web. Según me ha contado la persona que me ha atendido, los técnicos no saben por qué es y están trabajando en solucionarlo. Acabo de volver a probarlo y en portada sigue dando el mismo fallo.  Y que justo pase en estas fechas es un problema.

De todas formas y, mientras no lo solucionan, en Spanair podrían cambiar el mensaje de error por algo tipo “Para hacer el web check-in, diríjase a http://portal.spanair.com/web/es-es/Servicios/Check-In-Online/” para por lo menos intentar solucionar parte del problema.

Feliz Navidad y que AENA, los controladores, las compañías aéreas, los que manejan las maletas,etc,etc no nos las estropeen!

Errores comunes al crear una página de empresa en Facebook

(información actualizada el 7 de noviembre del 2012)


Cuando una empresa, organismo o institución se plantea tener presencia en Facebook, surgen muchas veces dudas. Y hay unos cuantos errores que se repiten con frecuencia. Veamos los más habituales y cómo corregirlos:

Perfil en lugar de página
Originariamente sólo existían los perfiles y eso ha provocado que algunas personas opten erróneamente por esa alternativa. Si queremos que nuestra marca o negocio esté presente en Facebook hay que crear una página. Además, la empresa americana prohíbe en su reglamento que se empleen perfiles personales como páginas de empresas y nos pueden borrar el perfil. Las páginas se crean en http://www.facebook.com/pages/create.php

Perfil privado ficticio
Muchas veces se opta por crear un perfil ficticio para administrar una página, que además suele tener el mismo nombre, lo que puede provocar confusiones y es poco práctico. La opción más lógica es, con tu perfil personal, crear la página y convertirte en su administrador. Si la página de Facebook la crea una agencia externa, pídeles que te añadan como administrador. Evitarás confusiones y además, podrás promocionarla enviándosela a todos los amigos de tu perfil personal.

No personalizar la URL 
Facebook ofrece la posibilidad de personalizar la dirección web que asigna a la página por defecto, para que quede como http://www.facebook.com/estrellagalicia, lo que facilita el poder promocionarla o añadirla a tu firma de correo. Para ello, y tras identificarse con usuario y contraseña, hay que acceder a http://www.facebook.com/username/ Ahí tenemos la opción de elegir el nombre que más nos interese (siempre y cuando no lo haya elegido nadie anteriormente). Si ya está cogido, hay que buscar alternativas que sean fáciles de recordar y que identifiquen correctamente a la empresa.

Promoción antes de tiempo
Antes de invitar a nuestros amigos a hacerse fans de la nueva página, conviene añadirle una serie de información, para hacerla más atractiva y conseguir más seguidores. Antes de promocionarla convendría haber completado:

0-¿Dónde está nuestra página?: para editarla, hay que dirigirse a http://www.facebook.com/bookmarks/pages donde podremos ver todas las que hayamos creado.

1-Imagen de portada. Tiene un tamaño delimitado: 851 píxeles de ancho, 315 píxeles de alto y Facebook aconseja un peso menor de 100 kb para que no ralentice la carga de la página. Conviene optar por una imagen que represente a la marca y que sea atractiva, puesto que es lo primero que verán los usuarios. Además, Facebook marca unas condiciones que muchas empresas desconocen. Las imágenes de portada no pueden contener:

  • Precios ni información de compra, como “40% de descuento” o “Descárgatelo de nuestro sitio web”.
  • Información de contacto, como la dirección de un sitio web, una dirección postal o de correo electrónico, o datos que deberían incluirse en la sección de información de la página.
  • Referencias a elementos de la interfaz del usuario, como Me gusta o Compartir ni a ninguna otra función del sitio de Facebook.
  • Llamadas a la acción, como “Consíguelo ahora” o “Cuéntaselo a tus amigos”.

Ejemplo: https://www.facebook.com/kitkat

2-Imagen de perfil. Que sea identificativa de la empresa o marca. Cuidado con el corte, que se vea bien lo que queremos mostrar. También se puede jugar a que sea parte de la imagen de portada: https://www.facebook.com/estrellagalicia00

3-Información de la página. Debajo de la foto de perfil, tenemos 3 líneas para definir el propósito de página, enlazar a la web de la empresa, etc. Podemos agregarla en Editar página / Información básica y rellenando el campo el campo «Información». Conviene también rellenar el resto de campos, porque los buscadores indexan esa información ya que las páginas de empresa de Facebook son públicas.

4-Publicar algunos mensajes interesantes sobre la marca o negocio, para conseguir que los que acceden a la página se hagan seguidores. Los usuarios son reacios a hacerse fans de las marcas o empresas, por ello hay que conseguir convencerles a través del contenido publicado.

5-Decidir si dejamos o no publicar en nuestra página. Lo encontramos en Editar Página/ Gestionar Permisos. Permite limitar si los fans pueden o no publicar en nuestro muro o agregar fotos y vídeos. Dependerá de la estrategia de cada empresa y los recursos de los que se disponga para gestionar la página, pero dejar que los fans puedan escribir o publicar en el muro obliga a estar permanentemente revisando este apartado. Si no podemos monitorizarlo permanentemente, es mejor deshabilitar esta posibilidad.